SyGueMe

domingo, 18 de diciembre de 2011

Despierta...

Shhhh………… me oyes? 

Soy aquella a la que amaste, la que deseaste, aquella que perdiste, aquella que te perdió.  Ayer te soñé, lucias terrible, apenas pude recordar aquella persona que me impregno con su alegría, aquella persona que me enamoro. 

No sé si fue mi caótica mente que me jugó una mala pasada…
O, si de verdad me hablabas…
No lo sé pero igualmente pienso ofrecerte estas palabras que te escribo en silencio, deseando que te lleguen. No sé cuánto tiempo ha pasado ya, demasiado diría yo.  Encerrada en estas quatro paredes, mohosas, solitarias y oscuras, de vez en cuando aparece una especie de insecto putrefacto,  mordisqueándome los pies, dañándome, recordándome que sigo viva…

Que mi………
Que nuestro infierno sigue presente y que aun no se ha cansado de jugar. A veces, pienso que nos lo merecemos… 
Que tanto dolor tiene su lógica pero, apenas……… Que hicimos de tan horrible? Aunque erremos por estupidez, todos los días, me han pasado factura, y, no contenta con perderte, la vida me ha regalado mi propia gran tragedia.

Rompiéndome en pedazos por dentro, un cuerpo muerto guiado únicamente por un corazón agrietado, pero que nunca ha perdido la fe en nuestro bienestar. Tú siempre fuiste la fuerza y creo, que conseguiste plantar una semillita en mí, para que no me rindiera y fuera capaz siempre de levantarme. Esta semillita germino, dando como fruto una planta fuerte y orgullosa.
Pero durante su viaje, se ha encontrado con una desagradable oruga que se lo ha ido comiendo todo a su paso, jactándose de su superioridad y recordándome cada día lo feliz que era, y lo destruida que en cambio estoy…

Apenas me quedan ya fuerzas, tan solo puedo usar mi último aliento para pedirte que vengas a salvarme, que jamás te olvide y que ni la muerte nos robara lo que tenemos. 

Ayúdame………. Ayúdanos

2 comentarios:

  1. jejeje ahi esos silencios, me encanta ya te lo he dihco antes, pero ... Bajo mi interpretacion , ya sabes qeu es algo muy positivo y fortalecedor.

    ResponderEliminar
  2. Porque hay que morir para renacer...

    ResponderEliminar